Sevilla: Castillo San Jorge

Sede del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición

Sevilla, Plaza del Altozano, s/n

Heute: Museum der Inquisition (Eintritt frei)

http://www.andalucia.com/cities/seville/museum-inquisicion.htm

Archivo:Sevilla Ambrosio Brambilla.jpg

Vista del castillo de San Jorge, al pie del puente de Barcas, en un detalle del grabado de Ambrosio Brambilla sobre la ciudad de Sevilla de 1585.

++

Ya en el año 1171, en pleno apogeo del dominio almohade, el entonces rey de Isbiliya Jucef Abu Jacub, ordenó la construcción del famoso puente de Barcas uniendo las dos orillas de la ciudad, atando sus gruesas cadenas al castillo de Triana. De sólo siete años más tarde son las noticias ciertas sobre este castillo, que refieren su ataque al mando del infante don Sancho. No obstante, sería finalmente el rey Fernando III quien, con la ayuda de la flota de Ramón Bonifaz que rompió las cadenas y con ello la barrera del puente, el que conseguiría su toma y ocupación, junto con la de toda la ciudad, cuando ésta cayó en poder de su ejército de reconquista en el año 1248.

El castillo, tras esa fecha y hasta el año 1280 perteneció a la Orden Militar de San Jorge, y fue sede de la primera parroquia de Triana. A partir de entonces, y hasta casi la mitad del siglo XV su gobierno estaría reservado a los sucesivos alcaides asignados para ello, personajes de gran relevancia, dado el alto valor defensivo que suponía este castillo para Sevilla. A partir de 1450 su importancia como elemento defensivo iría disminuyendo con los años, siendo abandonado hasta que en el año 1481 se estableció en él la sede de la Inquisición.

Esta institución se mantuvo en este lugar hasta 1626, año en el que lo abandonó por el continuo deterioro de sus muros debido a las fuertes crecidas con que a veces arreciaba del río, siendo concedido entonces al Conde Duque de Olivares, que se ocuparía de su reparación y cuidado y de la vigilancia sobre las mercaderías realizadas a sus puertas; y sólo hasta 1639, año en el que volvió a ser sede de la Inquisición hasta su marcha definitiva en 1785.

Posteriormente se donó a la ciudad el castillo para que pudiera abrir un paso desde el Altozano hasta la calle Castilla, levantando casas a ambos lados, para lo cual se demolieron sus dependencias, quedando parte de él en solar.

Convertidos sus restos en un centro de interpretación y museo de la Inquisición, sobre las ruinas se edificó el mercado de abastos de Triana.

http://sevillapedia.wikanda.es/wiki/Castillo_de_San_Jorge_(Sevilla)

++

Un vez tomada la posesión de la ciudad, se procedió al reparto de la misma  según las leyes castellanas y la costumbre y los usos de la época. Se entendía que una ciudad conquistada pertenecía al conquistador, en este caso a la corona, por “derecho de conquista”.

El reparto se hizo entre los miembros de la familia real, los infantes, prelados, caballeros, hombres ricos, órdenes militares , órdenes religiosas, hombres buenos y peones;  todos aquellos que habían tenido parte en la empresa.

Las órdenes militares recibieron casas y propiedades situadas todas intramuros con la excepción de la de la Orden de San Jorge a cuyos caballeros fue entregado el castillo de Triana para que defendieran este enclave estratégico. Triana fue nombrada “Guarda de Sevilla”.

La Orden de San Jorge no fue una Orden Militar al estilo de las Órdenes ya constituidas, el Temple, el Hospital, Calatrava y Santiago que nacieron al calor de la Reconquista y con el fin primordial de defender a la cristiandad del ataque de los infieles, sino que su objetivo era más modesto, la defensa contra los sarracenos de la zona costera y su repoblación.

Es lícito pensar que el Rey considerase que una ribera es un costa pero de río, y que custodiar la ribera del Guadalquivir se ajustaba a la Regla de esta Orden; y les entregó el castillo como su parte en el reparto.

De modo que los caballeros de la Orden de San Jorge se instalaron en el Castillo y el Castillo de Triana empezó a conocerse como el Castillo de San Jorge.

Esta Orden monástico-militar a la usanza de la época constituyó la primera parroquia de Triana bajo la advocación de su Santo Patrón, siendo éste el origen de la devoción trianera a San Jorge.

No obstante, no es de extrañar que en el siglo XIII las gentes no se sintieran muy atraídas hacia una tarea tan poco prestigiosa como era la defensa de una costa, cuando a otras Milicias se les daba la oportunidad de gozar de la gloria militar y amplias inmunidades. Por ello la Orden de San Jorge llevó, durante más de un siglo, una vida anodina

De acuerdo a las crónicas, aunque sus caballeros eran hombres de bien probado valor en la guerra, en tiempos de paz llevaban una vida un tanto relajada.

En 1400 La Orden de San Jorge desaparece absorbida por la poderosa Orden de Montesa.

Esto, y  que su importancia como elemento defensivo fue disminuyendo con los años, explicaría por qué durante la segunda mitad del siglo XV el Castillo de San Jorge experimenta un periodo de abandono.

El Castillo abandonado fue entregado en 1481 a la recién creada Inquisición quien lo utilizaría como sede y cárceles. El Tribunal ocupó el Castillo de San Jorge hasta 1.626, pero esa … es otra historia.

http://www.eldiariodetriana.es/blog/castillo-de-san-jorge/

++

vgl. auch http://sanktgeorg.net/content/orden-de-san-jorge-de-alfama-tortosa